Tres figuras chilenas que brillan en Suecia esperan su oportunidad en la 'roja'

Las nacionales juegan en Suecia, y su buen nivel las ha llevado a ser candidatas para la selección chilena femenina.


Tres historias con pasado diferente pero con presente similar se entrelazan en Europa gracias a un gran anhelo: Representar a la selección nacional del país de sus padres. Conoce la historia de Estibaliz Montes de Oca Muñoz, Saloa Sepúlveda Romero y Michelle Rojas Flores en exclusiva por FPFEM.

Son varias las jóvenes chilenas que se desarrollan al más alto nivel futbolístico en Suecia. Algunas de estas futbolistas han tomado la decisión de vestir la camiseta de la Selección Nacional de Chile porque sueñan con representar el país de sus padres. Pero al querer llevar a la práctica sus aspiraciones se encuentran con una triste realidad: los seleccionadores nacionales no las conocen, pese a tener nacionalidad chilena y querer recurrentemente comunicarse con el ente rector del balompié chileno. A continuación conoceremos la vida de tres de ellas.

Hace más de 25 años sus familias tomaron nuevos rumbos, por diferentes motivos ambos clanes llegaron a Suecia con las maletas llenas de ilusiones y con la misión de armar su vida nueva en el viejo continente. Fue en Estocolmo donde en el año 97 y 99, nacieron Michelle, Saloa y Estibaliz respectivamente, tres muchachas que desde los primeros años vieron su futuro en el verde césped junto a un balón de fútbol.

Suecia es reconocido mundialmente por su alto nivel en el fútbol femenino y así lo han demostrado estas tres jugadoras que brillan en sus equipos, e incluso han estado preseleccionadas para vestir los colores del país europeo. Pero sus sueños son otros, ambas chilenas quieren representar al país de sus padres ya que desde los primeros días de vida se sienten una chilena más pese a vivir siempre en el país escandinavo.

Estibaliz Montes de Oca nació el 20 de febrero de 1999, con 15 años actualmente se desempeña en la categoría sub 19 del conocido club AIK, y entrenando habitualmente con el primer equipo. La chilena juega de delantera y posee una velocidad envidiable, la 'forward' entre sus características principales tiene fuerza y potencia al momento de atacar.

Saloa Sepúlveda nacida en Estocolmo en el año 99 juega en la categoría junior (15 a 19 años) del destacado equipo sueco Tyresö FF -en donde destaca la chilena Malin Diaz, quien es seleccionada Sueca-. Saloa con 15 años se desempeña en zona media, volante con gran talento que entre sus anhelos está ser titular en el primer equipo lo antes posible y se pone una meta a corto plazo, ya que en dos años quiere jugar con el plantel donde brilló Marta, la brasileña.

Por su parte, Michelle Rojas nació en 1997 y desde los 11 años juega en el IF Brommapojkarna de Estocolmo, siguiendo el ejemplo de su hermano -compañero del seleccionado nacional Miiko Albornoz en cadetes- comenzó a practicar el deporte que le apasiona, actualmente con 17 años se puede definir como una jugadora polifuncional, ya que su posición es delantera, pero también se desempeña de defensa y al momento de las definiciones a penales la nacional es la arquera. Sin dudas un talento en bruto que responde en todas las posiciones de la cancha.

Pese a vivir en la misma ciudad y practicar el mismo deporte, no se conocen, ya que la rutina del trío para defender a sus equipos las alejan de una vida social de tres chilenas que tienen un sueño en común: ser consideradas en la Roja.

Al ser consultadas sobre una hipotética nominación por la 'Roja', Michelle no duda y responde "pese a que no vivo ahí, es mi país. Sería un sueño", mientras que 'Esti' como es conocida por sus cercanos nos expresa "Sería un honor representar a mi país", por su parte Saloa añade "Sería un orgullo representar a Chile".

Michelle ha sido nominada a los entrenamientos de la selección sueca durante enero de 2014, la chilena vistió los colores amarillos en jornadas de entrenamiento durante semanas, pese a que no jugaron ningún partido de preparatoria, la talentosa jugadora es considerada en el primer equipo de su club y en las selecciones menores de Suecia. Por reglamento FIFA para evitar que jugadores de temprana edad tengan que decidir jugar por una Selección Nacional para el resto de su carrera futbolística, se tomó la determinación de que, un jugador pudiese defender una camiseta en categorías inferiores, y otra a nivel absoluto, siempre que manifestase su decisión hasta los 21 años. Por lo que aún la Chilena tiene esperanzas de ser considerada por Ronnie Radonich.

Las tres historias representan a familias comunes que pese a vivir fuera de sus tierras durante décadas no se olvidan de sus principios y así se los traspasan a sus hijas, que viviendo en un mundo donde el fútbol femenino lleva años en el profesionalismo, quieren dejar la posibilidad de comenzar desde lo alto y representar su sangre guerrera con una camiseta roja que recién comienza en el mundo del balompié femenino.

*Foto archivo, de izquierda a derecha: Michelle Rojas, Saloa Sepúlveda y Estibaliz Montes de Oca

Por Ignacio Barría (@NachoBarriaR) | Fútbol Pasión Femenina